Embarco de dos Scouts Marinos en la Regata Tall Ships 2015.

Actividades, Noticias de Fundación Mar de Chile

tallship

Llegué a Belfast, la primera parada de mi viaje, el 2 de julio tras 2 días de vuelos y aeropuertos, así que luego de dejar mi equipaje en la pieza del hotel me dedique a reconocer el primer puerto. Para mí era la primera vez fuera de América, de manera que fue una sensación muy especial el tener que arreglárselas en un lugar desconocido con solo un mapa y por primera vez hablando inglés por necesidad.

 El tiempo que pase investigando la ciudad, aproximadamente desde las 11:00 hasta las 22:00, lo pase en éxtasis visitando todos los sitios que había planeado desde Chile, y fueron las únicas  horas del viaje que estuve solo, pues tras mi primer día de recorrer la ciudad, me encontré con dos de mis compañeros de pieza de vuelta en el hotel, uno proveniente del reino unido y la otra de Alemania. Casualmente ambos habían venido para navegar Tall ships, y casualmente mi compañera alemana también navegaría en el Alexander von Humboldt II. Con ellos salí a conocer los Tall ships la mañana siguiente hasta  la llegada de Simón, mi compañero de clase, a Belfast.

 La mañana del 4 de julio nos presentamos por primera vez junto a nuestra compañera en el Alexander von Humboldt II, y conocimos a quienes serian nuestros compañeros por las siguientes 2 semanas. Disfrutamos el último día en Belfast con un grupo pequeño de amigos. Durante estas dos semanas vivimos la vida diaria del barco. Todos los días me reuní con la guardia 0-4, desde las 24:00 a las 04:00 y desde las 12:00 hasta las 16:00, y como todos los tripulantes son voluntarios, ahí todos éramos necesarios, todos cumplimos las funciones necesarias para hacer del viaje una buena experiencia, desde las labores del aseo o ayudar al cocinero, hasta izar las velas, manejar el timón y escalar los mástiles. En nuestro tiempo libre nos dedicamos a conocernos los unos a los otros. Muchas cosas me pasaron muy rápidamente, muchos lazos y muchas lecciones. Antes de darme cuenta tenía amigos de Alemania, Dinamarca, Inglaterra, Irlanda, Rusia, Australia y Holanda, y antes de darme cuenta podía nombrar todas las 24 velas del Alex y ubicar la mayor parte de los cabos en cualquier parte de la cubierta.

Conocí muchísima gente en el desfile de la tripulación, fue realmente entretenido ver a todas las tripulaciones correr disfrazadas por toda la ciudad, especialmente porque toda la gente esperaba el desfile. Toda la gente nos pedía fotos y nos aplaudía.

Llegó el día 17 de julio y honestamente nadie estaba preparado dentro del grupo que formamos, habíamos llegado a Alesund, Noruega el día anterior y nadie quería tener que despedirse, pero llegado el momento no nos quedó más que hacer que prometer a quienes se devolvían a sus ciudades que nos volveríamos a ver en el futuro, todos ofrecieron sus casas en sus respectivos países y quienes se cambiaron de barco como yo prometieron volver a reunirse en el siguiente puerto. Luego de que todos los que tenían que partir lo hicieron, los que quedamos no pudimos evitar llorar un poco.

El cruise in company comenzó el día 18, ya habíamos conocido a nuestros nuevos compañeros del Santa María Manuela el 17. Disfrute mucho esos días, aprendimos cosas distintas a las que nos enseñaron en el Alexander von Humboldt II, navegación, cómo funcionan los aparejos en un schooner y muchas mas cosas, pero me quedo claro que una parte de mi había quedado en el buque alemán. Antes de llegar al siguiente puerto tome una decisión, haría todo lo posible para volver a participar en el Alexander von Humboldt II todos los años.

Llegando a Kristiansand el 24 nos tuvimos que despedir rápidamente de nuestros compañeros del Santa María Manuela, quienes se tuvieron que ir la misma mañana que llegamos. Por esa razón el velero quedo vacio, y Simón y yo nos reunimos rápidamente con nuestros amigos del barco anterior.  Nos recibieron cálidamente todos los días e incluso participamos con ellos en el desfile.

El siguiente gran hito fue durante la segunda carrera, desde Kristiansand, Noruega a Aalborg, Dinamarca a bordo del Santa María Manuela. Un día en que el viento nos era favorable y la visión era buena note que habíamos alcanzado unos 7 nudos de velocidad y que nos encontrábamos en medio de la flota. Entonces me sentí realmente especial, estaba navegado con condiciones optimas en el mar del norte compitiendo con todos los navíos mano a mano.

En el último puerto, Aalborg, Dinamarca, disfruté los últimos momentos de mi viaje junto a la gente que conocí en ambos veleros. Todos esperamos vernos en los próximos Tall ships races, e incluso tengo dos invitados de Irlanda que vendrán durante enero del 2016 a navegar con todos los scouts marinos del grupo.

Para mi esta experiencia ha significado una apertura en muchos sentidos. La primera es que nunca había estado fuera de sud América; La segunda es que nunca había tenido que expresarme en otros idiomas además del español por un tiempo tan prolongado; La tercera es que nunca había hecho tantas amistades de tantos lugares distintos en un tiempo tan reducido; por ultimo me parece que esto también es una gran apertura para el grupo de los scouts marinos, ya que en el corto plazo navegaremos junto a nuevos amigos hechos durante las carreras. Además este viaje me ayudo a llegar a muchas resoluciones sobre mi futuro y la vela.

En conclusión considero que no hay mejor experiencia para un scout marino que participar en este evento, las oportunidades para aprender y conocer lugares y personas son muchas. Este ha sido sin duda el mejor viaje que he hecho, gracias al invaluable aporte de IYFR (International Yachting Fellowship o Rotarians), el Sultanato de Omán, y a la Fundación Mar de Chile y su programa Scouts Marinos de Chile por darme la oportunidad de vivir esta increíble y única

experiencia.

11041094_934085389989847_7577737382704048795_n 11403114_933972596667793_2780962976007852298_n 11781648_933634823368237_2765078850014100240_n

Francisco  Pessot M. 

Tte. 2º Scout Marino

Brigada Piloto Pardo

Scouts Marinos de Chile

Deja una respuesta